CÉSAR DELGADO

Andrea Busto (catálogo de la exposición SUPER-ABSTRACCIÓN)

 

El trabajo de César Delgado podría ser comparado con un laboratorio científico en el que un mundo de criaturas diminutas es observado al microscopio. Formas serpenteantes, retorcidas se entrelazan en la tela delimitando sendas con huellas de color líquido coagulado. Como anguilas incubadas en un tanque de agua, los signos de Delgado vibran con vida autónoma, independiente. Los pardos terrosos se mezclan con el blanco puro y se arrastran por el espacio del cuadro en retorcidas circunvoluciones barrocas. Repentinamente, bandas horizontales delimitan y cierran la escena recordando, que el mundo científico es aquel del artista donde una pincelada precisa, físicamente definida nos retrotrae al mundo de las frías, impersonales y punzantes pinceladas de Lichtenstein.

Es la pintura por la pintura, la abstracción por la abstracción, la obra por la obra. No hay pathos. Todo existe y puede por tanto ser examinado, estudiado como en una mesa de anatomía. Delgado dispone las piezas de la pintura para la autopsia de la historia del arte, actúa como un paleontólogo que rompiera las piedras para que afloren a la luz conchas fósiles del periodo jurásico. Córneas espirales, huesos astillados, segmentos de pliegos foliáceos vibran en estos cuadros deslizados de su propia obra en los que un vago recuerdo de Kandinsky se funde con una óptica problemática pop.

home obras cv textos contacto links